“Primero en tiempo, primero en derecho”, reza el dicho y no hay nada más cierto cuando de negocios y tecnología se trata. Los llamados early adopters, quienes adoptan las tecnologías y productos antes que otros, son a menudo quienes cosechan sus mayores beneficios de las nuevas tecnologías.

La tecnología ya cambió de manera radical la forma en la que nos relacionamos entre nosotros, la manera en la que consumimos y por supuesto también cómo hacemos negocios a través de nuevos canales. Este es el escenario en el que nos encontramos pero dada la naturaleza, que puede cambiar el terreno de juego de un momento a otro, es tan indispensable como siempre saber hacia dónde sopla el viento.

No es suficiente con adaptarse al estado actual de las cosas, para que un negocio se mantenga a flote y a la cabeza de la carrera es necesario saber cuáles son los cambios que vienen y estar preparado para lo que traerán.

Como en Ulama Labs lo que más nos interesa es nutrir a tu negocio con la mejor tecnología te compartimos esta lista de nuevas tecnologías que cambiarán la manera en la que trabajan los negocios:

 

1. Impresión 3D

Todas esas industrias que dependen de la manufactura de productos verán un importante cambio en los próximos años con el auge de la impresión 3D. Aunque actualmente las máquinas son lentas, caras y arrojan productos un tanto toscos, podemos esperar que la tecnología de impresión 3D se vaya sofisticando y cada vez nos de mejores resultados.

La firma de investigación Gartner predijo que para finales del 2017 al menos siete de los 10 minoristas más importantes del mundo usarán la impresión 3D para generar pedidos a la medida, por lo que es de esperarse que empresas de todos los tamaños se vean beneficiadas de esta tecnología.

Considera todas esas piezas que tu compañía importa del extranjero y que podrás mandar fabricar a menor costo y a la medida de tus necesidades, ya sea con proveedores locales o incluso en tus propios talleres de impresión 3D.

Esto también abre una serie de posibilidades al permitirte crear prototipos baratos con los que podrás experimentar antes de tomar decisiones de desarrollo.

 

2. Seguridad Digital

Vivimos en un mundo cada vez más digitalizado. La información que los negocios almacenan en Internet aumenta cada año y, con el auge de tendencias tecnológicas como la banca en línea, el cómputo en la nube y las compras por Internet, la sensibilidad de dicha información también se incrementa. Los hackers, por supuesto, lo saben y están al acecho de esta información.

De acuerdo con información reciente de la revista Expansión, México pierde al año 3 mil millones de dólares por culpa de ciberataques y en nuestro país sólo el 19% de las empresas tienen programas de seguridad informática, comparado con un 40% a nivel global.

En industrias multimillonarias como la petrolera, se toman este asunto muy en serio, al grado de que este año se espera que gasten mil 870 millones de dólares para fortalecer la seguridad cibernética.

La protección contra este tipo de ataques debe ser una prioridad tanto para grandes como para pequeñas empresas, pues una filtración afecta no sólo a la reputación de la marca sino también información delicada tanto de los clientes como del negocio. Por esto, las empresas se pueden beneficiar de contar con un aliado tecnológico que se dedique a encontrar y atender los puntos débiles de su código.

 

3. Transacciones sin billetes

Ya hay emprendedores mexicanos encargándose de vender Bitcoins en las tiendas de abarrotes y los pagos electrónicos son una tendencia que va creciendo y no cederá terreno. Si bien existe una gran población en México que no está bancarizada, también es cierto que muchos clientes prefieren olvidarse del efectivo y pagar con tarjeta o, los más adelantados, con Bitcoins.

Es recomendable que comiences a sondear cómo les interesa pagar a tus clientes para poder ofrecerles más opciones, esto es particularmente necesario si tienes una tienda en línea.