Está claro que las startups están cambiando al mundo, para asegurar esto necesitarás conformar al mejor equipo. Sin duda alguna, uno de los problemas para las empresas en etapa temprana es la atracción del talento adecuado y es que entre muchos aspectos resulta bastante difícil encontrar un perfil adecuado a tu presupuesto, con los conocimientos adecuados y experiencia de por medio, y no solo eso, sino que también hay que competir con grandes empresas como Google, Facebook y Amazon quienes tienen ofertas demasiado atractivas para el talento humano. Y quizás el elemento más difícil de encontrar es aquel que se encargue de las decisiones tecnológicas y del desarrollo de producto: el CTO.

El CTO o chief technology officer de startup no es sólo un developer, aunque muchas veces es la única persona que se encarga de esto ya que tiene conocimientos de lenguajes de programación, frameworks, infraestructura (sí, la nube que está de moda), seguridad informática, bases de datos y sistemas en general. Comúnmente estos roles se distribuyen entre varios agentes como desarrolladores, Sysadmins, business analysts, diseñadores UI, DBAs, científicos de datos, QA o testers, líderes de proyectos, administradores de proyectos, entre muchos otros perfiles, pero el CTO de una startup al menos conoce cada uno de estos roles. Es también el encargado de analizar y evaluar la viabilidad de un proyecto, es decir, te va a bajar de tu nube cuando le digas que quieres hacer lo mismito que hace Google pero con presupuesto limitado o con una semana de desarrollo.

Y ¿cuánto me va a costar eso? Así es, suena caro tener un CTO y aún más costoso tener un equipo completo de desarrolladores y la mala noticia es que esta suposición es correcta, es caro contratar talento en sistemas, pero vamos, hay varias cartas por elegir, que a continuación te presentamos:

  1. Terceriza. La primer alternativa casi siempre es esta, pero no significa que sea la peor de todas o la más económica, en muchas ocasiones resulta más costoso pagar a un equipo externo que no está comprometido con tu proyecto o que no entiende el negocio y que por lo tanto puede resultar en un desastre para tu proyecto. A veces, resulta mucho mejor subcontratar equipos completos especializados.  Imagina que primero desarrollas tu sitio web, lo haces mediante una agencia de diseño, o incluso una de marketing, para después desarrollar un MVP y subcontratar a un freelancer, lo siguiente que quieres es lanzar tu aplicación para móviles y buscas una agencia especializada específicamente en esto. Aunque en este caso eres tú quien tiene que tomar la decisión para coordinar, agilizar y ver que se cumplan los objetivos de los externos para beneficio de tu startup.
  2. Busca un socio. Si aún estás a tiempo de buscar un socio fundador es una buena oportunidad buscar uno que cumpla con el perfil de CTO, si hay espacio para un socio más es una buena idea buscar a esa persona adecuada y ofrecerle participación accionaria, hay muchos developers en el mercado que buscan dar un salto más grande y cumplen perfecto con el perfil, claro que necesitaran de una guía o un mentor en otras áreas de oportunidad para complementar el perfil de socio que seguro buscas, pero piénsalo de este modo: ¿qué es más rápido, adquirir las habilidades necesarias para ser un CTO o desarrollar los soft-skills?
  3. Contrata. Si tu startup tiene la capacidad de pagar el sueldo de un CTO, o mejor aún de un equipo completo y dejar de tercerizar el desarrollo, ¿qué esperas? Inclúyelo en tu planeación financiera, es el primer paso para tomar el control de tu tecnología, la cual muy probablemente es el pilar principal de tu startup. No es obligatorio ofrecer participación accionaria, sin embargo, si alcanza es una buena alternativa, el sueldo de un CTO de startup puede ir desde los  $25,000 MXN.

 

Claro que puedes combinar cualquiera de las opciones; muchas pymes y sobre todo los corporativos lo hacen, pero si crees que no es viable ninguna de las anteriores, lamentamos decirte que tu startup está destinada al fracaso.