Para poder hablar del diseño de páginas web, es necesario hablar del diseño en cualquier herramienta inventada por el ser humano, el cual muchas veces es funcional pero no es atractivo, es aquí donde interviene el diseñador, no solo para hacer un producto “bonito” sino también para ayudar al usuario o al público a entender cómo usar estas herramientas o productos.

Por ejemplo, el refrigerador en sus primeros días era una máquina llena de cables y solo cumplía con una función, enfriar y conservar la comida, en algún momento algún diseñador industrial intervino para que este fuera fácil de usar, haciendo del electrodoméstico un mueble que pudiera convivir en la cocina, posteriormente ya hasta había de diferentes tamaños y colores, unos más elegantes y otros más sencillos, pero el trabajo no terminó ahí; actualmente un refrigerador puede tener muchísimos botones y estos pueden ser ilustrados con iconografía, señalética y demás elementos visuales. Entonces si dicho refrigerador necesita especialistas en el diseño que puedan comprender las necesidades de las personas y materializarlas a través de soluciones visuales, obviamente para utilizar cualquier dispositivo que requiriera de tecnología digital y lenguajes de programación complejos, era necesario crear algo que pudiera hacer más intuitivo su uso, a todo esto se le llama interfaz de usuario. Y con el objetivo de facilitar su uso, se le agregan, formas, tamaños, figuras y colores, teniendo como resultado la interfaz gráfica de usuario, la cual tiene como intención mejorar la experiencia y es por eso que ahora escuchamos el término de UX/UI (User Experience/User Interface) por todos lados.

Si retomamos la historia de la GUI (Graphic User Interface) debemos de volver a hablar en términos de Ingenieros en Computación ya que los Diseñadores y Comunicadores Visuales involucrados en su creación eran muy pocos, hasta la fecha es una ventaja para cualquiera dentro de la industria de la tecnología digital, ya que al haber muy pocos que se dediquen a ese tema hay más oportunidades de trabajo y mejor paga.

En 1973 Xeros creó la primera computadora personal que tenía una pantalla de mapa de bits y la metáfora de escritorio dentro de la interfaz gráfica de usuario, 6 años más tarde Apple a través de Macintosh y Lisa replicó lo mismo, una computadora con GUI para su sistema operativo. Microsoft también fue partícipe y todas las empresas dedicadas a esto adoptaron el modelo, al ver que no solo fue un éxito, si no la base principal de la relación máquina-usuario.

En los años noventa solo los ingenieros y desarrolladores eran los únicos dedicados a darle vida a los sitios web, sin embargo, gracias a su éxito, se han creado nuevas posiciones de trabajo como son las de diseñador web, de interacción, de experiencia e interfaz, entre otros, los cuales se encargan de generar en el usuario una experiencia visual más agradable a través de la interfaz de usuario, donde el lienzo y el pincel son los lenguajes HTML y CSS.

Al mismo tiempo que la innovación avanza, el diseño y las tendencias también, por lo tanto cualquier cosa dentro de una computadora necesita tener interfaz y cada vez más atractiva y “a la moda”, poco a poco los diseñadores tuvieron que adaptarse y entonces pasar del papel a los soportes digitales, sin embargo para poder hacer los diagramas de interacción y el probar donde iría tal texto o tal botón, siempre se usó el papel como soporte, puesto que los programas de diseño en las computadoras iban naciendo a la par que los diseñadores aprendían este nuevo concepto, así que en los mismos años 90 Photoshop nació a través de Adobe en un inicio era una herramienta de edición de imágenes monocromáticas muy básica, obviamente este tenía una interfaz de usuario diseñada en un principio en papel y creada en computadora. Este programa junto con Illustrator y Corel Draw revolucionaron el diseño gráfico, como ahora lo conocemos.

Adobe se convirtió en el líder del mercado de los programas de diseño y aunque ya era más fácil hacer interfaces en computadoras, el proceso de la implementación del diseño en la web era volver a hacer lo mismo que se realizó con los diseños en imágenes pero ahora con el lenguaje HTML, CSS y si tenían algunos otros lenguajes de programación como Java o Pearl se volvía más complejo, ya que los diseñadores en su mayoría no sabían de código, es por eso que en 1997 la misma Adobe creó Dreamweaver para el diseño de sitios web y este programa no solo te permitía hacer el diseño, si no también te arrojaba el código remplazando a los desarrolladores de front end (los que se encargan de hacer la maquetación o implementación del diseño en el sitio), en esa época hasta principios de 2010 fue todo un éxito, pero con la llegada de dispositivos móviles y el ipod al mercado, las interfaces gráficas y web ya no solo eran para computadoras, sino para teléfonos, coches y hasta los mismos refrigeradores; en el mismo año The Dutch Company Bohemian Coding lanzó al mercado Sketch, un programa para diseñar cualquier tipo de interfaz de usuario. Y aunque había otros programas inmersos en el desarrollo de interfaces como Flash o Adobe Fireworks poco a poco están comenzando a morir ya que se ha regresado a las viejas prácticas con el objetivo de hacer los sitios cada vez más rápidos y funcionales, ya que programas como Dreamweaver arrojan código innecesario o que puede simplificarse mejor. En 2015 nació Adobe Muse con el objetivo de reemplazar a Dreamweaver y corregir sus errores.

Actualmente las empresas exigen que los diseñadores de interfaces no solo realicen el diseño en programas como Photoshop, Illustrator o Sketch, si no que también sepan los lenguajes más comunes para poder implementar los diseños y aunque se intentó optimizar el trabajo doble (papel-computadora-implementación) se ha demostrado que para realizar un mejor sitio es necesario seguir esta línea.